Voluntarios de Ruedas Redondas miden en tiempo real la calidad del aire de Málaga durante sus recorridos en bicicleta

Desde el mes de febrero y por tercer año consecutivo varias personas voluntarias de la Asociación vienen midiendo la calidad del aire de la ciudad en sus desplazamientos cotidianos en bici como parte del proyecto ‘Cycling With Clean Air’, que se encuentra en pleno desarrollo en 18 ciudades españolas.

Este proyecto de ciencia ciudadana impulsado en España por Conbici (Coordinadora en Defensa de la Bicicleta), busca difundir y concienciar sobre la causalidad entre la contaminación atmosférica, el tráfico de vehículos y la calidad del aire. 

Es evidente que el aumento del tráfico contribuye directamente a la emisión de contaminantes, lo que impacta negativamente en la salud de quienes transitamos por las ciudades, en especial para las personas que van en bici, más expuestas al tráfico que ningún otro medio (por proximidad y estar haciendo actividad física). 

Por ello, es crucial incidir en la opinión pública para proponer medidas concretas y útiles que contribuyan a mejorar la calidad del aire y, por ende, nuestra calidad de vida.

Estas mediciones son esenciales, ya que permiten identificar puntos críticos de la ciudad donde es necesario reducir las emisiones del tráfico. Además, nos proporcionan datos precisos sobre la contaminación del aire por PM2.5, uno de los contaminantes más nocivos para la salud, y a la que estamos especialmente expuestos cuando nos desplazamos en bicicleta o a pie por la ciudad.

¿Qué son las PM2.5?

Son partículas en suspensión muy pequeñas que tienen un diámetro de menos de 2.5 micras. La materia particulada o PM incluye sustancias químicas orgánicas, polvo, hollín, metales y microplásticos. En concreto las PM2.5 provienen no solo de los vehículos con motores de combustibles fósiles, sino también del desgaste de los neumáticos y de los frenos, algo que también implica a los considerados como sostenibles vehículos híbridos y eléctricos.

Se ha demostrado que la contaminación por PM2.5 causa efectos graves en la salud incluyendo enfermedades cardiovasculares y pulmonares. 

Escala de contaminación por partículas de 2.5 micras de la OMS

Mediciones en tiempo real

Hasta el momento, el nivel de contaminación del aire urbano que miden las instituciones se basa en sensores colocados en estaciones fijas en puntos concretos de la ciudad. Su mayor inconveniente es que no reflejan la calidad del aire que se respira en tiempo real al caminar, pedalear, correr, estar parados en la acera o cruzando la calzada.

Por el contrario, la información que recoge el voluntariado de este proyecto utiliza medidores portátiles en sus desplazamientos habituales en bici por la ciudad de Málaga. Estos monitores portátiles de medición de la calidad del aire son cada vez más populares y vienen a complementar los datos aportados por las estaciones fijas municipales. Como proyecto de ciencia ciudadana y transparente, todas estas mediciones están disponibles en tiempo real aquí

Desde que comenzó el proyecto en 2022, las personas voluntarias de Málaga han registrado más de 400 recorridos con un total de 500.000 mediciones de concentración de partículas menores de 2.5 𝜇m. Como se puede comprobar en los datos disponibles, las medidas realizadas permiten concluir que en las zonas centro, norte y este de la ciudad, la calidad del aire es claramente desfavorable con casos puntuales en los que es dañina para la salud según los estándares de la OMS.

La importancia de las bicicletas para las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE)

A partir del 1 de enero de 2023, la Ley de cambio climático obliga a todos los municipios españoles, de más de 50.000 habitantes, a adoptar planes de movilidad sostenible que incluyan Zonas de Bajas Emisiones.

El proyecto ‘Cycling with Clean Air’ (pedaleando con aire limpio), no solo busca visibilizar la importancia para la salud urbana de la calidad del aire, sino que también pretende incidir políticamente para que las medidas previstas en los planes de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) sean efectivas y permitan una buena implementación, teniendo a la bicicleta como principal aliada en la promoción de una movilidad más sostenible y saludable, además del transporte público y la movilidad a pie.

Gracias al compromiso y a la dedicación de la red de voluntarias y voluntarios de Conbici, a la que pertenece Ruedas Redondas, Málaga y otras 18 ciudades españolas avanzan hacia un futuro donde la bicicleta no solo es un medio de transporte, sino también una herramienta transformadora hacia la mejora del medio ambiente urbano y la salud de sus habitantes.

Compartir