Las sillas en la Alameda para la Semana Santa estrangulan el tránsito de peatones y ciclistas generando conflictos

En la Alameda Principal, durante las horas en que está abierta al tráfico en Semana Santa, las sillas que se usan para ver las procesiones ocupan casi todo el espacio, y los peatones se ven obligados a transitar por el carril bici que, por otro lado, es invisible por falta de señalización. Esto crea continuas situaciones de conflicto entre peatones y ciclistas. No se ha previsto ninguna alternativa para el carril bici y ni siquiera se ha señalizado que el carril se haya suprimido.

Compartir